post-consejos-guarderia

Unos días antes de llevar al niño por primera vez, hay que ir haciendo un entorno de adaptación, ir a ver la guardería, explicarle que va a pasarlo muy bien y que va a hacer nuevos amigos, ir dejándolo solo algunos ratos en casa de familiares o amigos… También podemos exlicarle claramente lo que va a suceder, lo vamos a dejar un ratito en la guardería con otros niños y nosotros no estaremos, pero luego volveremos a por él/ella.

El primer día suele ser una prueba de fuego tanto para papis como para los niños, pero todo puede ser mucho más llevadero si seguimos unas sencillas pautas:

-Los padres debemos mostrar firmeza y seguridad, para transmitir confianza al pequeño. El niño percibe y absorbe nuestra inseguridad y puede aprovecharla para ponernos en apuros.

-Si el niño ya está acostumbrado a pasar pequeños ratos sin la presencia de sus papás, mucho mejor. De esta manera no tendrá tanto miedo a la separación.

-La despedida debe ser corta, no hay que alargar el momento. Unas palabras de despedida, recordarle que pronto volveremos a por él, e irnos inmediatamente.

-No tenemos que escondernos o dejarlo en un momento que se despiste, porque sentirá más la sensación de abandono.

La etapa más delicada suele ser hasta los 18 meses, porque los bebés se sienten abandonados al no ver a sus padres. A partir de esta edad ya entienden que sus padres se van, pero volverán.

¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Crees que falta añadir algún punto en esta lista?

Si este artículo te ha parecido interesante, no te olvides de compartir. Seguro conoces a alguien que le pueda interesar.

También puedes inscribirte a nuestro Boletín, para estar al día de todas nuestras novedades, ofertas y promociones.

Déjanos tu comentario más abajo, y si quieres contactar con nosotros puedes hacerlo aquí.

 

Share

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *